Auto-conciencia y Auto-Observación

En mis cursos me he percatado de que llegan muchas personas esperando respuestas a sus problemas y por lo mismo a la necesidad de ir solucionándolos de manera rápida. Decidí escribir esta entrada porque el proceso de sanación consciente merece de tiempo y dedicación porque, abrimos un camino que no termina de un día para otro o de un año a otro, es un trabajo que se vuelve automático en nuestras vidas y es de toda la vida.

Con ello, quiero decir que estamos en constante crecimiento y que la auto-observación y auto-conciencia son fundamentales para poder vernos a nosotr@s mism@s. Nuestros pensamientos y nuestras acciones se configuran desde nuestra mente, por lo que controlar y observar lo que pensamos nos ayuda a ver los procesos emocionales que construimos en nosot@s, si mis pensamiento durante el día involucran emociones como el estrés, el enojo, la ira, los celos, la envidia o el resentimiento la energía que YO creo a mi alrededor es de baja vibración energética y por lo mismo, es atracción de las mismas energías a mi alrededor. Consecuentemente, lo puedo observar en personas, en mi contexto cotidiano por medio del trabajo, del hogar, porque estaremos bloqueando la apertura a energías de renovación que nos permitan aperturar nuevos espacios energéticos que vibren positivamente.

Vicente Romero mi profesor de Sanación Angélica dibujó un cuadro de funcionamiento de la energía positiva que me parece interesante compartirles:

Energías positivas con positivas se atraen y energías negativas con negativas se atraen, pero cuando nuestro funcionamiento es negativo no atraemos energía positiva a nuestras vidas y así a la inversa.

Pensar desde el miedo nos lleva a querer controlar no sólo situaciones sino también a personas, y desde allí nuestra capacidad de actuar en la vida nos lleva por emociones de baja vibración ya que, no logramos aperturar el entendimiento sobre la libertad del otro. Controlar las emociones y por lo mismo la forma en que pensamos es fundamental para abrir nuestros canales vibratorios hacia la energía positiva, teniendo en consideración que no por eso nunca más estaremos vibrando negativamente. De esta manera,  comprender que cuando caemos en emociones de baja vibración nuestra salida debe ser rápida y en estado de consciencia, permitiendo también las emociones que nos ponen en conflicto porque  aprendemos de ellas, pero nunca basando nuestra vida y nuestras acciones en la totalidad negativa.

“Entender que las cosas muchas veces tienen un tiempo, que cumplen una misión en nuestra vida, entender que los seres cumplen una misión en nuestra vida pero que también es sano dejar ir, que también es sano dejar ir aquellas batallas que ya no son nuestras, que es sano dejar ir aquellas cosas que de pronto duelen y que es sano dejar ir aquellos pensamientos que envenenan nuestras emociones más puras, porque nos hacen entonces controvertir entre lo positivo y lo negativo de nosotros”. Fernanda (Puebla, México. 20 abril de 2017)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *