Sahumadores de la tradición Maya

En el universo creado por los mayas existen cuatro fuerzas que son fundamentales, y las cuales son representadas por los 4 elementos. Estos elementos constituyen en nuestro mundo material la manifestación de las energías que son características de la creación y que al mismo tiempo la nutren, estos elementos son: Aire, Agua, Fuego y Tierra. La importancia de estos elementos radica en que es esencial llegar a conocerlos para poder llevarlos a la experiencia de los seres humanos en la tierra, con ello se trabaja en torno a los distintos cuerpos: Físico, etérico, emocional, mental y espiritual. El trabajo de los sahumadores se conecta con estos distintos cuerpos permitiendo por medio de los elementos una limpieza en transmutaciones a nivel energético.

El universo maya no se comprende sin la devoción a los Dioses y Diosas, quienes constituyeron el mundo en el que habitamos, permitiendo la sustentación de la comunidad en sus distintas formas. De allí, la importancia de la trascendencia y la necesidad de agradecer a los Dioses y Diosas la abundancia en la tierra, con esta conexión terrenal a lo divino la veneración en torno a lo creado se convierte en una herramienta para rendir honores y conectar con el mundo espiritual.

Con la conquista del mundo prehispánico, ciertos testimonios llegaron en relación al sahumador-instrumento para limpiar espacios, personas y lugares- uno de estos testimonios es el de Fray Bartolomé  de las Casas y Fray Diego Durán: “Si  habían de cazar plumas, la misma liga para tomar los pájaros, la incenciaban.”  “…les mandaban que antes de salir de casa, sacrificasen al fuego y le hiciesen oración, y a los umbrales de las casas y, en llegando a los montes, que los saludasen e hiciesen sus sacrificios y promesas”( Vargas, Lolita). De esta manera, se encuentran diversas formas para utilizar el sahumador, ya sea de manera doméstica en el altar del hogar, para limpiar y transmutar energéticamente a terceras personas y para limpiar lugares.

El fuego (Qa’q), en este contexto representa lo sagrado representa un canal de comunicación con las jerarquías celestiales, eleva las distintas peticiones al cielo y con la quema de hierbas permite ofrecer a los Dioses y Diosas un aroma que es únicamente merecedor de ellos. “El fuego sagrado es o que dinamiza, transforma y libera en cada ceremonia. Siempre está en el centro del Círculo Ceremonial. El fuego que es el sol está relacionado con el concepto de purificación, de energía primaria, vida, calor, civilización” (Tecum, Maya), el sol al entregar calor se considera el padre ya que permite la transmisión de energía a la vida.

Consecuentemente, las personas encargadas de portar el fuego sagrado se les considera como sahumadores. Los sahumadores representan el receptáculo que conecta lo terrenal con lo divino, y por tanto un instrumento de comunicación entre esas distintas fuerzas, las resinas son las que dan la intención y mantienen el objetivo de la acción.

Ser sahumadora o sahumador implica aceptar en nosotros mismos que tenemos una responsabilidad que no es sólo individual, sino comunitaria. El fuego sagrado mediante el humo purificador es capaz de encender esa maravillosa comunicación entre lo terrenal y lo divino, y permitir que los sahumadores sean los intermediarios de esa comunicación, al transmutar las energías de lugares, personas asumimos una responsabilidad con la tradición ancestral maya, por lo tanto honrarla y agradecerla debe convertirse en una dinámica de cada trabajo que se realice.

Los dejo invitados al Curso Sahumadores de la tradición Maya para más información: contacto@espacioshakti.com

con amor Francisca

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *